Debrief con la delegación boliviana

Por Klever Descarpontriez

Este blog espera ayudar a los interesados entender como se vivió la atmosfera y estado de las negociaciones al finalizar la primera semana de la cumbre del clima que se realiza en Varsovia (Polonia) del 11 al 22 de diciembre de 2013.

El siguiente texto es producto de un debrief con la cabeza de la delegación del Estado Plurinacional de Bolivia y ha sido agrupado en las diferentes categoría principales para facilitar la lectura.

Mecanismo de Daños y Perdidas

Se cree que es un buen inicio, aunque ya estamos casi a la mitad. El debate está empezando a madurar. Hay temas bastantes intensos en la mesa. El tema de Filipinas está subiendo de nivel y ha sido un shock para todos los presentes. Especialmente porque pareciera que a Filipinas siempre la golpean los desastres climáticos en vísperas de las negociaciones mundiales. Este año, al igual que el año pasado, el comienzo de la Convención Marco de las Partes para el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en ingles) en Varsovia del 11 al 22 de noviembre, coincide con el tifón más fuerte del que se tenga precedentes en la historia, cobrándose miles de vidas y cientos de damnificados. Esto ha mandado una señal muy fuerte de que acciones urgentes tienen que ser tomadas para detener el cambio climático. Además, el negociador de la delegación de filipinas, Yeb Sano, anunció un ayuno voluntario hasta que de estas charlas se vean resultados tangibles, las negociaciones avancen y no meras promesas o mentiras de los países desarrollados que parece importarle poco o nada la crisis climática.

Todo esto desencadenó en una fuerte conmoción mundial y ha colocado al Mecanismo de Perdidas y Daños en el primer lugar de la agenda de negociaciones para este año.

Dicho mecanismo entró en debate y ha sido propuesto ya desde la COP17 en Durban.

Bolivia esta coordinando este tema para el G77+China. El G77 ha cerrado filas con este tema que es en la opinión de la delegación uno de los primeros temas de la agenda del bloque G77 (que en realidad incluye a 133 países). Se creía que iba a haber dura resistencia de parte de los países desarrollados, como de hecho hubo el año pasado en Catar, contra la constitución de este mecanismo para lograr avanzar en el debate del mecanismo, pero los hechos en las Filipinas, han silenciado las voces que podían haberse opuesto, porque sino se hubieran visto muy mal a los ojos de la comunidad internacional. Bolivia creo que países como Australia, y otros desarrollados, se van a poner firmes para que no se acepte el Mecanismo Internacional de Perdidas y Daños en esta COP.

La delegación enfatiza la necesidad de una fuerte presión social y pone como ejemplo lo que ha pasado con los tres jóvenes que fueron desacreditados y expulsados de la conferencia cuando expresaron su solidaridad con Yeb (delegado de Filipinas) después de su conmovedor discurso en el plenario. En sus palabras, lo que parece un “temita” ha pasado a tener prioridad en la agenda del G77, quien pidió a la secretaria ejecutiva Cristiana Figueras, que responda con un informe escrito explicado su decisión de expulsar a los tres activistas. De no cumplir el plazo dado para presentar el informe Bolivia iba a traer el tema de nuevo a la plenaria del G77.

Reflexionando acerca del futuro del Mecanismo de Daños y Perdidas, la delegación no cree que países desarrollados lo vayan a aceptar. Y no lo van a aceptar por una simple razón. Están evitando todo lo que implique proveer financiamiento. Ellos no quieren poner el dinero, quieren evitar los compromisos financieros para pre-2020. Hoy hubo una señal muy fuerte del moderador del ADP, quien no ha querido discutir el tema de financiamiento pre-2020, sino solamente post-2020. Esto inició un gran debate y Bolivia propuso que debían incluir el tema en las dos partes, porque la Convención establece que no se van a tener acciones de mitigación ambiciosas sin financiamiento.

El delegado de Bolivia continua pidiendo que imaginemos un país que no puede financiar acciones de mitigación, o que tienen limitadas condiciones. Cita a la India como ejemplo. India tiene una agenda de pobreza y otra de solución de la pobreza. Por tanto India tiene una carga financiera enorme, o que requieren recursos financieros importantes. Por el otro lado, India tiene el tema de la tecnología. Tecnología es un programa que la India ha hecho suyo dentro de las negociaciones. Tal como fue para Bolivia en 2010 el tema de la propiedad intelectual, es decir derechos y patentes que hasta la fecha es un tema fuerte y que continua presente en el grupo de afinidad. La propiedad intelectual cada vez gana más fuerza en el grupo del G77, pero Japón siempre pone un muro de contención a este tema por obvias razones.

Con el Mecanismo de Daños y Perdidas, se trata de constituir un marco institucional que tenga competencias para realizar acciones de atención humanitarias, reconstrucción de infraestructuras perdidas o dañadas, acompañamiento y asistencia técnica en la atención a los impactos y en la reconstrucción de daños, movilización y armonización de apoyo internacional para este tipo de eventos extremos, atención de relocalización de poblaciones, migraciones climáticas generadas por estos eventos extremos, financiamiento y canalización de financiamiento, elaboración de programas o planes de acción inmediata, en fin, el mecanismo tiene un conjunto de funciones que hacen a una institucionalidad que va a ser importante en los próximos años. Se entiende que esto va a implicar movilizar muchos recursos financieros. Y es aquí donde los países desarrollados se muestran muy cautelosos cuando piensan quien va a tener que financiar este mecanismo.

Financiamiento

Este tema, junto con el Mecanismo de Daños y Perdidas, está muy presente en la agenda de discusión y puede que acompañe el debate hasta París en 2015. En cuanto a financiamiento, Bolivia ha planteado que en el periodo pre-2020 se tengan ofertas cuantificadas y concretas de los países desarrollados, así como ofrecieron 100 billones anuales para el 2020, se quiere una oferta cuantificada concreta anual con un road map hacia el 2020 para garantizar los recursos financieros necesarios para adaptación, mitigación, etc. También se pide un presupuesto sustancial e importante para el funcionamiento de la estructura institucional de cambio climático. Tomemos como ejemplo el comité de adaptación, que no tiene dinero para sesionar el próximo año. En el tema de finanzas es donde los países del G77 han cerrado filas junto con muchos países en desarrollo, haciendo que el tema tome vuelo los próximos dos años.

Los tema del monitoreo, revisión y verificación de la provisión de financiamiento también se han planteado en tecnología. Primeramente, en tecnología se ha planteado, concretamente la reconfiguración de la relación final del comité de tecnología con respecto a la red de tecnología. En el 2010 el tema de la red de tecnología aparecía como una forma de organismo paralelo que le quitaba fuerza al comité de tecnología. Nótese que en el comité de tecnología están principalmente los países en desarrollo y en la red (que es donde en teoría van a manejar la transferencia de tecnologías) están los países desarrollados quienes quieren que haya más poder para la red, de tal modo que exista un mayor equilibrio comparados con el comité. Lo que esta pasando hora es que se quiere poner la red por debajo del comité, esto es un tema central en las negociaciones.

Segundamente, se quiere establecer una fuente de deposito, al cual no quieren llamar banco de tecnologías, sino más bien algo así como un pool de tecnologías o un depositario de tecnologías. Donde se puedan depositar las tecnologías útiles y funcionales para los requerimientos de los países en adaptación. Donde se pueda monitorear la transferencia y la provisión de tecnología, publica y libre de acceso sin limitaciones ni barreras financieras, ni barreras de rotación intelectual a los países en desarrollo. Esta forma parte de la posición que Bolivia planteó en las negociaciones. Es un tema que ha vuelto a la mesa, en el que han estado trabajando los últimos tres años, desde 2010 en Cancún, porque ahora el ADP esta dando la oportunidad de que varios temas olvidados vuelvan a la mesa. Temas que aparentemente se habían cerrado, cuando se decidió cerrar el AWG-LCA, están volviendo a la discusión y eso les da la posibilidad de reconfigurar el marco de competencias y atribuciones de la institucionalidad y audición.

Mitigación

En cuanto a mitigación, hay un fuerte énfasis que se quiere poner por parte de los países desarrollados, es un programa de mitigación básicamente con mitigación en países en desarrollo. En su opinión es aquí donde se debe lograr hacer un equilibrio. Hay una responsabilidad importante de los países emergentes, que están fuertemente presionados (principalmente la China, que tiene que hacer su aporte y tomar medidas significativas de reducción de emisiones). Pero, el resto de los países en desarrollo tienen capacidades muy limitadas. Harán lo que les corresponda considerando los medios de implementación necesarios. Del mismo modo, para cerrar la brecha de carbono, se deberían implementar medidas adicionales. No solamente la mitigación de países desarrollados y en desarrollo. Hay que exigirle a los países desarrollados un mayor incremento en sus reducciones de emisiones de carbono. Hoy Japón ha anunciado que en lugar de reducir el 25%, que originalmente propuso, va a reducir 3.8% aludiendo que están cerrando sus reactores nucleares (50 en total) y van a empezar a generar energía económica con combustibles fósiles. Esto no ayuda a cerrar la brecha de carbono ya que van a haber más emisiones de carbono a la atmosfera, lo que pone al resto del mundo en una situación muy difícil.

Entonces la pregunta clave emerge, ¿cómo cerrar el gap?

Siendo muy realistas el gap es acerca de 12 gigatoneladas. Se pueden tomar varios pasos. Uno sería mayores compromisos de reducción de emisiones por parte de los países desarrollados, ahí está el segundo periodo de compromiso en el protocolo. También están los pledges de los países desarrollados y por último las acciones que el UNEP ha propuesto en su reporte acerca de la brecha de carbono. Si uno revisa el informe de la brecha de carbono de UNEP, se puede dar cuenta que se pueden reducir hasta casi 7 gigatoneladas solamente implementando medidas legales y jurídicas de control de monitoreo. La segunda pregunta emerge, ¿cuáles deberían ser estas medidas? Primero que no se usen LULUCF, lo propone el mismo UNEP cuando defiende dichas medidas estrictas. Segundo, que los CDM sean implementados pero sin generar adicionalidad. Tercero, el informe de UNEP advierte acerca del grave riesgo de doble contabilidad de emisiones con el uso de mercados de carbonos.  Con estas tres acciones, junto con mayor ambición podríamos mitigar entre 6.5 y 7 gigatoneladas equivalente a más de la mitad del gap del año 2010 hacia el año 2020. Recapitulando: con medidas legales (no LULUCF), reglas estrictas de contabilidad, aplicación de las reglas estrictas del protocolo de Kyoto a los países desarrollados, mayor ambición en las reducciones de carbono, no mercados de carbono, garantías de que el tema de adicionalidad no afectaría en temas de incremento de emisiones, podríamos reducir sustancialmente la dicha brecha.

Todo esto esta en las manos de los países desarrollados, no en los países en desarrollo. Los países desarrollados están evitando todo lo posible reducir emisiones, es decir, hacer más compromisos de reducciones de emisiones y quieren generalizar el uso de offsettings. Para que se den una idea, ahora hay en fila esperando su aprobación 6.7 giga toneladas en proyectos de mitigación en offsets dentro del CDM. Imagínense el riesgo que esto puede significar y el riesgo en términos de doble contabilidad. Esta es la gran preocupación.

Adaptación

El tema de adaptación es un tema que esta vinculado a perdidas y daños. Ha sido vinculado así estratégicamente, pero lastimosamente esta teniendo cada vez menos atención de los países desarrollados. Sobretodo, en términos de implementaron y la debilidad que ahora expresan, la institucionalidad creada. Este es un tema cada vez menos atendido. El comité de adaptación no tiene fondos para el próximo año. Hay que poner atención a la propuesta presentada por África, la de adaptation goal. Básicamente describe una relación inversamente proporcional entre mitigación y adaptación. Esto quiere decir que mientras más mitigación se haga, menos adaptación es necesaria y mientras menos mitigación se haga, más adaptación es necesaria. Suena simple, pero puede ser un poco tramposa por dos razones: primero, ya hay daños generados por impactos del cambio climático, daños estructurales que resultan en acciones de adaptación estructural. Segundo, esta lógica de más adaptación, menos mitigación, trasfiere a los países en desarrollo, la responsabilidad de hacer más mitigación para tener que hacer menos adaptación. La lógica del adaptation goal es la misma reflexión usada por países desarrollados para trasferir responsabilidades.

Por otro lado, tenemos la propuesta de Bolivia del Mecanismo de Bosques que ha avanzado con grandes limitaciones y problemas. Se aprobó como parte de la resolución de la COP17 en párrafo 67, luego se consolido en la COP18. En la COP19 se quiere abrir una ventana al financiamiento. Se espera que cuando se discuta finance para bosques, el mecanismo propuesto por Bolivia este ahí. Además, se ha introducido el mecanismo de bosques en non-market mechanisms, porque hay un grupo que se encuentra discutiendo el Framework for Various Approaches. Ese grupo se va a subdividir en dos: market y non-market. El mecanismo de bosques esta dentro del non-market. En markets se esta logrando, hasta ahora, no bloquear pero si limitar y postergar o al menos dilatar la decisión de los mecanismos de mercado, que sabemos son usados con varios fines: mitigar, hacer negocios y como supuesta provisión de financiamiento para mitigación.

REDD

Hay una decisión de varios países que viene desde la cumbre anterior en Catar, donde sorpresivamente hasta Brasil también se unió ahora para dilatar, si no es bloquear mercados, por una razón muy pragmática. Brasil quiere que REDD no se vincule a mercados. Los países desarrollados han concebido y están presionando para que REDD se vincule a mercados y cuentan con la venia de algunos países en desarrollo (muchos, pero no son todos) que le hacen el favor en esas decisiones. Por qué Brasil no quiere vincular mercados a REDD? Porque Brasil tiene una fuente, digamos importante y abundante, de recursos financieros que ha recibido para sus programas forestales de reducción de emisiones y reducción de deforestación, degradación, entre otros. Estamos hablando de 600 millones de dólares de Noruega, otro tanto más o menos alrededor de 30 millones de dólares de parte de Alemania. Dado que tiene uno de los pulmones forestales más importantes del planeta es una veta interesante de la cual recibir dinero, mientras que vincularlo a mercados cerraría el grifo de donaciones, convierten la decisión de Brasil en una razón muy pragmática.

Hay otra razón, también muy pragmática y técnica, por lo que el mecanismo de bosques propuesto por Bolivia incomoda a Brasil. El mecanismo de bosques que propuesto tiene indicadores de adaptación, como también mitigación plantea un financiamiento con un mis de ex-ante-post, con base al cumplimiento de indicadores de adaptación y mitigación. Si se adopta el mecanismo de bosques habría que monitorear el cumplimiento de un set de indicadores tanto para adaptación como para mitigación.

En cambio, con REDD es más sencillo porque básicamente se monitorea un solo set de mitigación y adaptación. Bolivia propone que en adaptación se tenga que incluir: diversidad, agua, seguridad alimentaria, probablemente actividades de pesca y caza, dentro de los bosques también actividades agrícolas y agroforestales. En fin, muchos indicadores. Financiar un proyecto con una revisión rigurosa de un indicador tras otro, desde un punto de vida pragmático, puede resultar molesto porque eso significa que el dinero para financiamiento de los proyectos propuestos va a tener que esperar que se cumplan un montón de indicadores dependiendo de donde se aplica el mecanismo de bosques. Puede que sea en un lugar donde el énfasis es agua, en otro lugar donde sea áreas protegidas o protección de diversidad, en fin, a Brasil le preocupa tantos indicadores para cumplir. Es mucho más simple ir con indicadores de mitigación solamente.

Como mencionado anteriormente, esta es una preocupación muy pragmática para fines de financiamiento. Brasil, esta recibiendo cientos de millones de dólares. Ahora Noruega puede alardear que esta financiando la reducción de deforestación en Brasil y abrir un poquito más el grifo para financiamientos a Brasil. Seguramente más países también lo harán. Noruega ha puesto 1.000 millones de dólares en Indonesia, también para el programa de REDD por ejemplo.

Muy rápidamente, este es el panorama y escenario de cómo están las negociaciones al acabar la primera semana.

Leave a Reply